lunes, 4 de julio de 2016

Sidonia no Kishi

Leave a Comment
Es la primera vez que hago una reseña de un manga/anime y más que reseña me limitaré a dar mi opinión de él.

En esta reseña me centraré en el manga, que entro en mi radar cortesía de +Funs athal quien compartió en su blog La Biblioteca de Dol Amroth una reseña y tengo que admitir que puso la historia tan alto que definitivamente tuve que buscarla y conocerla.

Funs Athal me recomendó que primero viera la serie y después el manga, sin embargo me es más sencillo conseguir manga que anime, a los 10 o 15 minutos ya tenía el manga completo en disco duro esperando a ser leído.

La historia trata de como los humanos tuvieron que escapar del sistema solar cuando extraños seres llegaron desde el espacio, a estos seres los llaman "Gaunas" y terminaron destruyendo a la tierra, los pocos sobrevivientes toman los restos de la tierra y construyen naves para viajar y poder colonizar otros mundos, la historia sigue a una de estas naves, Sidonia. La cual no ha recibido comunicación de ninguna de las otras naves, por lo que es probable que sea el último refugio de la humanidad.

Durante este tiempo los seres humanos se han visto forzados a sobrevivir con lo mínimo y aprovechar cada recurso del que puedan echar mano, un ejemplo de ello es que ahora los humanos al igual que las plantas pueden hacer fotosíntesis limitando la actividad de comer a 1 vez por semana, otras cosas que se pueden ver son personas de sexos mezclados que pueden adoptar uno u otro sexo e incluso dar a luz a su clon, o incluso un grupo de 11 hermanas clones que tienen 5 años pero aparentan ser adolescentes.

Para hacer frente a los terribles Gaunas se han creado poderosos Mechas llamados Guardianes y son pilotados por la elite militar de Sidonia, la historia sigue a uno de estos pilotos Nagate Tanizake quien tiene un oscuro origen al ser un humano que no realiza fotosíntesis y requiere alimentarse igual que lo hacemos nosotros.

Hasta aquí pareciera compartir grandes similitudes con otros mangas del género (Evangelion es el primero que viene a mi mente) sin embargo los personajes y la forma en que se desarrolla la historia es lo suficientemente atrapante para que uno deje las deje de lado.

Como es de esperarse el protagonista es un genio capaz de utilizar le máximo potencial de los mechas que utiliza, sale victorioso de cada combate y es un imán de chicas, quimeras y personas de sexos mezclados, sin embargo contrario a otros protagonistas es un tipo bastante normal, quien obtiene victorias tanto por habilidad como por suerte lo que hace que no se haga un personaje pesado.

El resto de los personajes están muy bien trabajados, y tienen el peso justo en la historia, al complementarla y enriquecerla más allá de las acciones del héroe.

El trabajo de arte simplemente me encantó y fascino, la nave Sidonia lleva dentro de ella a la Ciudad de Sidonia (a la Robotech) sin embargo vemos que la ciudad deja de lado completamente la estética en aras de la funcionalidad llegando a ser "fea" pero al mismo tiempo llena de detalles que hacen que tenga un belleza fea.

El autor del manga Tsutomu Nihei y tengo que admitir que me he convertido en un fan de su trabajo y he tenido oportunidad de leer algunas otras cositas que ha hecho yo en un nivel personal recomiendo el manga ampliamente a quienes gusten del género de mechas, ciencia ficción o de una buena historia.

Un poco más allá

Funs Athal comentaba que el tenía ganas de hacer las hojas de los personajes, sin embargo dado que soy más un "Creados de Situaciones" que un "Creador de Mundos" me encantaría llevar el universo de Sidonia al rol, que los jugadores puedan hacer sus personajes para combatir a los gauna y conocer las muchas intrigas y misterios que rodean la nave seminal Sidonia.

Ya en una entrada previa (AQUI) comentaba la complejidad de crear un juego de rol de mechas, Sidonia es un magnifico ejemplo de la dualidad que existe en el género, por un lado la vida de los personajes por otro lado el conflicto continuo, la mezcla de reglas duras (ataque, defensa, movimiento) y reglas suaves (relaciones, conexiones, estres mental), como los mechas son meramente herramientas (en el mejor de los casos) o telón de fondo (en el peor) pero no el eje de la historia.