viernes, 27 de marzo de 2015

El Horror de Hadonfield

Leave a Comment
Hace tiempo dirigí una sesión de Urban Arcana y adapte una entrada del One Page Dungeon, no recuerdo el año pero la entrada es El Horror de Hadonfield, para tal fin redacte estos pequeños par de textos a manera de teaser para los jugadores como inspiración, los recuperé y decidí dejarlos aquí como recordatorio

Esta obscuro y con niebla, el frío de la noche cala en los huesos, dos figuras se dirigen a una casa mientras arrastran algo detrás de ellos.

Entran a la casa, esta algo retirada del pueblo pero eso esta mejor para sus propósitos, buscan a tientas en la oscuridad hasta dar con el apagador de la luz, son un hombre y una mujer, sus ojos están hundidos y sus ojos algo desorbitados, han visto mas de lo que deberían.

Buscan un lugar para su tercer amigo, quieren que este cómodo y es lo menos que pueden hacer después de arrastrarlo por el lodo, su único consuelo es que no tenían otra opción ahora que tiene las piernas mutiladas.

Esta noche no puede ser natural, el sol debió haber salido hace un par de horas – dice el hombre - ¿todavia te quedan municiones Kala?

Solo tengo un cargador – responde ella mientras revisa su arma – ¿y a ti?

Poco menos de uno – no necesita revisar, sabe cuantos disparos ha hecho – ¿alcanzaste a enviar la señal al cuartel?

Apenas, gracias a Sker que me consiguió algo de tiempo – su rostro se ensombrece mientras ve a su líder de campo - ¿que salio mal Stephen? ¡se supone era algo sencillo y ya perdimos a Gael y a Tanya!

Así es nuestro trabajo Kala – responde Stephen tratando de ocultar el miedo que siente – no sirve de nada lamentarnos, yo atiendo las heridas de Sker y tu busca algo para atrancar la puerta, hay que prepararnos para pasar la noche aquí.

Espero que manden a alguien – dice Kala con un suspiro.

Solo en su vieja iglesia, el dolor le quema las entrañas mientras se pregunta

¿no era ese hombre un brujo? ¿no merecía la muerte por su herejía? entonces ¿que esta pasando? ¿que este dolor?

apenas es consiente de los cambios que le ocurren a su cuerpo, no le importan solo esta el dolor.

¿puede ser que esas ultimas palabras del brujo lo alcanzaron? ¡maldito sea Lengen! ¿que me ha hecho?

en este momento en muchas partes están sucediendo cosas similares, pero al viejo padre Friedkin no le importan, ni Anton ni Cloris Fremont, ni Stefan Venchley, o Hallek Haddon

¿porque soy castigado? ¡Protegeme Señor! ¡ayudame!

Lejos están sus palabras de ser una oración y son mas una orden, la desesperación se apodera de el cuando llegan esas ansias de comer.

¡comida!, si eso es lo que necesito, comer y todo estará bien

se vuelca desesperado sobre una frutas pero con la primer mordida el estomago se revuelve, no son frutas lo que necesita sino algo diferente, el solo olor de la fruta le da asco

¿Donde? ¿que puedo comer?

un aroma llega desde el exterior, sale de la tumba de Jonathan el hijo del mecánico, ¿cuanto hace que lo enterraron? ¿una semana? ¿un mes?

ese olor... es delicioso, ¿pero que estoy pensando? ¿comer un cadáver?

aunque su mente se niega su cuerpo reacciona, acercándose a la reciente tumba, antes de que se de cuenta ya abrió un agujero en la tierra y tiene frente a si el cadáver putrefacto de Jonathan, el asco se apodera de el cuando se da cuenta que lejos de repugnarle le atrae, se ve apetitoso y suculento

el dolor, comiendo un poco estará bien, si solo un poco y todo estará bien

para su infortunio, no estará bien y es solo el principio, el necrofago ha sido liberado