miércoles, 8 de julio de 2015

Anima, 3 dolores de cabeza

Lo que vemos es mi copia impresa domésticamente del juego de Anima Beyond Fantasy, en una época donde el recurso económico no era abundante (y no es que ahora este nadando en riqueza) esta fue una pobre solución a las ganas de jugar rol.

Este juego le atrajo mucho a mi buen amigo +Aaron Perez y pues decidí animarme a imprimirlo también, lo que me salió gratis pero eso es otro cuento.

Cuando lo tuve en mis manos y comencé a leerlo me di cuenta de lo diferente que era a mi tan jugado D&D.

Coincidió entonces que a mi Papá le quiso dar un infarto y tuve que cuidar de él algunas noches, en una de esas noches aproveche para llevarme el grueso tomo y leer, esa noche la recuerdo "bien" ya que alternaba entre leer y vaciar la bacinica de mi papá.

Me gusta la estética del juego que mezcla de forma muy natural elementos occidentales y orientales, la historia salvo uno o dos detalles que me desagradaron la considero muy pulida y con mucho margen de acción para los jugadores.

La amplia diferencia entre los sistemas me presentó una barrera que no pude pasar has que finalmente pude jugar (hace cosa de unos meses) y he de admitir que cuando hace varios años intenté hacer personaje fue sumamente confuso y su hoja de personaje que tiene 5 hojas no ayuda a minorizar la curva de aprendizaje, curiosamente otro problema fue el lenguaje ya que estoy acostumbrado a leer libros de rol en ingles y pasar a hacerlo en español fue un verdadero problema si bien no puedo apuntar porque.

La verdad sea dicha el sistema de juego me deja con sentimientos encontrados, por un lado me gusta lo modular que es, ciertamente una vez que te familiarizas con el juego es sencillo ver que partes te interesan como jugador y puedes "ignorar" las demás, un jugador con un guerrero psíquico solo tiene que conocer como funcionan los poderes psíquicos y puede dejar de lado la magia o el ki, cada uno, ademas las reglas de cada uno funcionan de forma diferente y con diferentes reglas cada uno, lo que le da un "sabor" distinto a ser un psíquico o un mago.

Un detalle que me desagrada es los extremos en los que siento que puede caer el juego, durante la primera aventura que jugué siento que pase de lo épico a lo estúpido en una misma sesión, tumbe la puerta de una celda a cachetadas, llegue hasta el último piso de una gran mansión saltando por el pozo de una escalera y terminé al borde de la muerte por un par de guardias idiotas de la ciudad.

El sistema de combate tiene un-no-se-que-que-se-yo que no me gusta, dando demasiada ventaja a grupos grandes sobre grupos pequeños, un encuentro 2 contra 1 me parece casí una derrota para el 1, muy seguramente así es en la vida real pero en un juego de rol donde puedo apuntar a ser épico y grandioso que dos guardias me maten me suena desconcertante.

Ciertamente me gustaría jugarlo más para poder entender a 100% su funcionamiento y posibilidades pero lo que también no me gustaría dirigirlo, siento que la cantidad de reglas que tiene son demasiadas para un master como yo acostumbrado ahora a reglamentos mucho mas ligeros.

Dejando de lado mi problema con el tipo de reglas creo que es un juego muy recomendable ya que mantiene una coherencia a lo largo de los diferentes suplementos.